Abrir menú
Fiscalidad

Aportaciones

En el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) las aportaciones realizadas a Planes de Pensiones permiten aplicar una reducción en la Base Imponible General, con el límite de 8.000 euros anuales  para el conjunto de aportaciones y contribuciones empresariales a Sistemas de Previsión Social.

La reducción en la Base Imponible tendrá un límite máximo conjunto del 30 por 100 de la suma de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas percibidos individualmente en el ejercicio.

Los contribuyentes cuyo cónyuge no obtenga rendimientos del trabajo o de actividades económicas en cuantía superior a 8.000 euros, pueden reducir en su Base Imponible las aportaciones realizadas a planes de pensiones de los que sea partícipe dicho cónyuge, con el límite máximo de 2.500 euros anuales.

 

Prestaciones:

En el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) las prestaciones percibidas de Planes de Pensiones tienen la consideración de Rendimiento del Trabajo y se incluyen en su totalidad en la Base Imponible General del contribuyente, tributando al tipo que corresponda según la escala de gravamen.

Los derechos consolidados que derivan de aportaciones realizadas hasta 31 de diciembre de 2.006, pueden beneficiarse del régimen transitorio regulado en la disposición transitoria duodécima de la Ley del IRPF que permite aplicar una reducción del 40% en las prestaciones percibidas en forma de capital de los derechos consolidados correspondientes a las aportaciones realizadas hasta esa fecha. Ahora bien, para contingencias producidas a partir del 1 de enero de 2015, la reducción solo resulta aplicable si la prestación se percibe en el ejercicio en que se produzca la contingencia o en los dos años siguientes.

Para contingencias producidas entre los años 2011 a 2014, la reducción solo resulta aplicable si la prestación se percibe antes del fin del octavo ejercicio siguiente al que se produjo la contingencia.

Para contingencias producidas en los años 2010 y anteriores, la reducción solo procederá para la prestación percibida hasta el 31 de diciembre de 2018.

Las prestaciones están sometidas a retención a cuenta de IRPF, conforme a la normativa que corresponde a los rendimientos del trabajo.