Abrir menú

Liberbank Tranquilidad

(Anterior Plan Monetario)

Asegura tu jubilación con los Planes de Pensiones Liberbank.

Para aquellas personas con una edad cercana a la jubilación o en situación de jubilación, nuestro Liberbank Tranquilidad es el Plan de Pensiones ideal, ya que al invertir su cartera totalmente en títulos de Renta Fija a corto plazo, se minimizan las oscilaciones en su valor y los riesgos derivados de otro tipo de inversiones (Renta Fija a mayor plazo o Renta Variable).

Y en todo caso, recuerda que puedes repartir tu inversión entre varios planes distintos.

Lo quiero
Liberbank monetario (Renta fija a corto plazo)

Ventajas

Alertas de liquidez

El cobro de la prestación o el ejercicio del derecho de rescate sólo es posible en caso de acaecimiento de alguna de las contingencias o supuestos excepcionales de liquidez regulados en la normativa de planes y fondos de pensiones.

El valor de los derechos de movilización, de las prestaciones y de los supuestos excepcionales de liquidez depende del valor de mercado de los activos del fondo de pensiones y pueden provocar pérdidas relevantes.

 

 

  • Excelente trato fiscal a efectos del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF).
  • Posibilidad de traspaso de los derechos consolidados entre planes sin coste, de forma que tu inversión aproveche la situación de los mercados en cada momento.
  • Solvencia del Grupo Liberbank.
  • Flexibilidad en cuanto al importe y la periodicidad de las aportaciones, pudiendo suspender o variar éstas cuando quieras.
  • Posibilidad de elegir, una vez llegada la jubilación, la forma en que prefieres recibir la prestación: en forma de capital, de una sola vez; en forma de renta periódica, vitalicia o temporal; en forma mixta (un capital primero y una renta periódica a continuación).
Solicita más información
Fiscalidad

NOTA: la información indicada a continuación es de carácter general, no constituye asesoramiento fiscal y puede estar sujeta a futuras modificaciones de la normativa fiscal. Para los residentes fiscales en el País Vasco y Navarra, las referencias a la Ley del IRPF serán las que correspondan a la legislación foral propia con las especialidades que se establezcan en las mismas.

 

 

Aportaciones

En el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) las aportaciones realizadas a Planes de Pensiones permiten aplicar una reducción en la Base Imponible General, con el límite de 8.000 euros anuales para el conjunto de aportaciones y contribuciones empresariales a Sistemas de Previsión Social.

La reducción en la Base Imponible tendrá un límite máximo conjunto del 30 por 100 de la suma de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas percibidos individualmente en el ejercicio.

Los contribuyentes cuyo cónyuge no obtenga rendimientos del trabajo o de actividades económicas en cuantía superior a 8.000 euros, pueden reducir en su Base Imponible las aportaciones realizadas a planes de pensiones de los que sea partícipe dicho cónyuge, con el límite máximo de 2.500 euros anuales.

 

Prestaciones:

En el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) las prestaciones percibidas de Planes de Pensiones tienen la consideración de Rendimiento del Trabajo y se incluyen en su totalidad en la Base Imponible General del contribuyente, tributando al tipo que corresponda según la escala de gravamen.

Los derechos consolidados que derivan de aportaciones realizadas hasta 31 de diciembre de 2.006, pueden beneficiarse del régimen transitorio regulado en la disposición transitoria duodécima de la Ley del IRPF que permite aplicar una reducción del 40% en las prestaciones percibidas en forma de capital de los derechos consolidados correspondientes a las aportaciones realizadas hasta esa fecha. Ahora bien, para contingencias producidas a partir del 1 de enero de 2015, la reducción solo resulta aplicable si la prestación se percibe en el ejercicio en que se produzca la contingencia o en los dos años siguientes.

Para contingencias producidas entre los años 2011 a 2014, la reducción solo resulta aplicable si la prestación se percibe antes del fin del octavo ejercicio siguiente al que se produjo la contingencia.

Para contingencias producidas en los años 2010 y anteriores, la reducción solo procederá para la prestación percibida hasta el 31 de diciembre de 2018.

Las prestaciones están sometidas a retención a cuenta de IRPF, conforme a la normativa que corresponde a los rendimientos del trabajo. 

Hazte Cliente